Cocina de Shabat - Casa Mazal

Vaya al Contenido

Menu Principal:

Cocina de Shabat

LA COCINA DEL SHABAT EN CASA MAZAL

“El judaísmo apunta a la santificación del tiempo. Los sábados son nuestras grandes catedrales” Abraham Heschel (1907-1972).
El Shabat es el día santo por excelencia en la tradición judía. El Génesis narra como el Creador tras dar forma a todos los mundos, a todos los seres vivos, y a la más grande de todas sus obras, el ser humano, descansó creando el Shabat.


El sábado no es un simple día de descanso sino que es el tiempo que marca la frontera entre lo ordinario y lo extraordinario, lo material y lo espiritual. Es puro deleite y alegría en compañía de la familia y los amigos. No celebramos el Shabat cesando toda actividad sino también creando belleza a través de los cánticos, los aromas, la decoración de la casa, la reunión con los seres queridos y “la sabor de las comidas”.


Los preparativos comienzan en muchos casos el mismo jueves con la elaboración de las primeras recetas y la limpieza de la casa. El viernes es un día de ajetreo: últimas compras, hornear el pan, sacar la mejor mantelería, disponer los cubiertos y la vajilla…todo debe estar listo antes de que brillen las tres primeras estrellas en el firmamento y las velas del shabat sean encendidas por la madre de la familia. El olor de la adafina inundará hasta el último rincón del hogar con ese singular toque a canela y clavo. Las ensaladas y entrantes vegetarianos tan diversos en colores, texturas y sabores representarán que un día el ser humano se alimentó de los árboles del paraíso. La mesa se vestirá de blanco…las velas iluminarán el salón de la casa. El pan dulce del sábado y el mejor vino esperarán impacientes la llegada de los miembros de la familia tras el rezo en la Sinagoga.


“La mesa debe prepararse el viernes, aunque uno no necesite más comida que el tamaño de una aceituna; asimismo debe tenderse la mesa a la salida del Shabat, aunque uno no necesite más alimento que la cantidad mínima, pues se lo debe honrar a su llegada y a su partida. La casa debe ordenarse mientras es de día aún por honor del Shabat. La lámpara debe estar encendida, la mesa preparada y la cama tendida, pues estas cosas honran al Shabat…Se deben preparar comidas más consistentes y bebidas aromatizadas para el Shabat, todo según los recursos de cada persona. Cuánto más gaste un hombre en preparar el Shabat y en aliñar en su honor muchos y sabrosos manjares, mayor será su mérito. Pero si sus recursos no se lo permiten, bastará con que prepare un cocido de verduras o cosa semejante para deleitarse en Shabat”.


Maimónides (Mishné Torá-Shabat).


Cada viernes al ponerse el sol es una fiesta única e irrepetible y en Casa Mazal hemos querido preparar las más tradicionales recetas de Shabat de nuestros sefardíes de Marruecos, Grecia, Turquía… Un viaje por los sentidos que restaura las tres comidas principales del sábado: la de bienvenida del viernes noche al ponerse el sol, la del medio día y la muy simbólica de havdalá que marca el fin del Shabat, la separación entre lo sagrado y lo profano y que nos deseará a todos una buena semana. La música, el sabor, los aromas, los colores del Mediterráneo se fundirán con los de la aljama cordobesa durante este fin de semana creando un ambiente mágico en el que recordar que todos, al menos por un día, tenemos derecho a ser felices. Shabat Shalom.


 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal